Estructuras de puentes: las claves a tener en cuenta

Los puentes son estructuras estáticas masivas que permiten a carreteras y vías de tren atravesar ríos, cañones y otros obstáculos. Los diferentes tipos y estructuras de puentes se eligen en función de lo que van a realizar, lo que van a cruzar, y la naturaleza geológica de la tierra que hay debajo de ellos. A menudo miden kilómetros de largo y tardan años en construirse. Los puentes son triunfos de la ingeniería sobre el entorno y muchos de ellos representan verdaderas maravillas del mundo moderno.

Estructuras de puentes: un poco de historia

La evolución de las técnicas de ingeniería ha permitido puentes que abarcan cada vez mayores distancias. Los puentes de piedra, a menudo construidos por los monjes, se hicieron popular en la época medieval, pero no podían hacerse demasiado grandes porque corrían el riesgo de colapsar bajo su propio peso.

El primer puente de hierro fue construido en Coalbrookdale en Shropshire, Inglaterra, en 1779. Eso llevó  a la construcción de muchos grandes puentes de hierro y acero en el siglo XIX. Uno de los primeros puentes colgantes modernos fue el archiconocido puente de Brooklyn, que data de 1883, fue considerado una obra maestra de la ingeniería con una longitud de 486 m. El puente colgante más largo en la actualidad es el Akashi Kaikyo en Japón, terminado en 1998, ocho veces más grande que el de Brooklyn (3.9 km).

Soporte de carga en la estructura del puente

Desde el punto de vista de la ingeniería, el propósito de un puente no es sólo s algún obstáculo físico, pero para distribuir las fuerzas (cargas) uniformemente a través de algunos puntos clave en una estructura usando la tensión (fuerzas de tracción) y compresión (empujando fuerzas).

Empleando cables, vigas, y arcos, y materiales tales como como hormigón reforzado y acero, los ingenieros intentan canalizar el peso del puente en los pilares (los soportes en cada extremo) y muelles (los soportes en el centro) que descansan sobre un lecho de roca o cajones (cajas llenas de hormigón armado) hundido profundamente en terreno más suave.

El impacto de las fuerzas ambientales en estructuras de puentes

Además de las fuerzas impuestas por su propio peso y las cargas que soportan, los puentes también tienen que resistir las grandes fuerzas de la naturaleza. Muchos puentes se han diseñado con un perfil delgado para ofrecer la menor resistencia al viento posible. Los puentes arqueados sobre ríos a veces tienen grandes agujeros en sus estribos (soportes laterales) para que las aguas de inundación fluyan a través de ello, reduciendo el riesgo de colapso.

Deja un comentario