¿Es el acero inoxidable realmente imposible de oxidar?

El acero inoxidable es una familia de materiales caracterizados por su resistencia a la corrosión y la oxidación. Unas propiedades que lo protegen del óxido y las manchas antiestéticas. Generalmente, los diversos aceros son una mezcla de hierro y al menos 10,5 % de cromo (a veces redondeado a 11% por ciento por ingenieros). Cuando el último elemento químico está expuesto al oxígeno ya la humedad (por ejemplo, cuando se corta una bandeja de acero inoxidable), produce una fina película de óxido que recubre el producto. Esta característica auto-reparadora de acero inoxidable asegura que el objeto siempre se vea suave y brillante.

¿Quién creó el acero inoxidable?

Varios metalúrgicos europeos y americanos afirman haber engendrado este maravilloso material. Sabemos que Krupp Iron Works en Alemania creó un acero resistente a los ácidos ya en 1908, que fue utilizado para el casco de un yate. Otros dos alemanes, P. Monnartz y W. Borchers, descubrieron la relación entre el contenido de cromo y la resistencia a la corrosión.

Mientras tanto, el estadounidense Elwood Haynes patentó un tipo de precursor de acero inoxidable en 1911, y el investigador inglés Harry Brearley desarrolló un material similar al mismo tiempo.

¿Es realmente inoxidable el acero inoxidable?

A pesar de la protección robusta que ofrece a los usuarios, el acero inoxidable es más “menos-oxidable” que “inoxidable”. En otras palabras, si bien el material es altamente resistente a la decoloración, manchas y otras imperfecciones, no es completamente impenetrable.

La capa protectora de la película que cubre un objeto del acero inoxidable puede romperse con el tiempo, permitiendo la corrosión. Además, los productos químicos como el cloruro, el hidrógeno y el sulfuro de hidrógeno a menudo causan que la película se rompa.

El nivel de resistencia de un acero en particular depende en gran medida de los materiales utilizados para crearlo. Cuanto más cromo, más protección contra la corrosión. Los aceros inoxidables más robustos también cuentan con al menos un 8 % de níquel.

Para los usuarios domésticos, es importante entender que muchos metales anunciados como acero inoxidable son en realidad chapados en acero inoxidable. La placa es resistente a la corrosión, pero es susceptible de dañarse si se corta o se rasca lo bastante profundo para alcanzar el material subyacente.

Algunos productos se etiquetan con números que indican sus proporciones de cromo y níquel. Por ejemplo, los cubiertos “18/10” cuestan más porque tiene 18% de cromo y 10% de contenido de níquel, proporcionando una mayor protección contra la corrosión que los platos ordinarios.

Deja un comentario