Andamio en fachada base, consejos de instalación

Para la industria de la construcción, el andamiaje es indispensable. Se trata de estructuras provisionales, que permiten el acceso de los trabajadores a alturas a las que necesitan acceder con seguridad, rapidez y comodidad.

Un andamio en fachada base puede ser de acero, aluminio o fibra de vifrio, aunque en algunos países se pueden conseguir de madera o bambú. Los modernos suelen ser modulares, lo que los hace muy versátiles.

La utilización del andamio en fachada base en obras

Como hemos dicho, su objetivo es permitir el acceso de los trabajadores a zonas de trabajo, por lo tanto, la forma y la naturaleza de un andamio en fachada base, dependen del trabajo que estemos desarrollando, por ejemplo:

  • Plataformas suspendidas. Se trata de una superficie horizontal con un sistema de poleas que permite subirla y bajarla. Son muy comunes para realizar la parte frontal de un edificio y para transportar material a los diferentes niveles.
  • Torres móviles. Son estructuras que funcionan para llegar a una altura determinada y se mueven horizontalmente por medio de ruedas. Son muy sencillas de utilizar y económicas.
  • Andamio de servicio. Son estructuras que ofrecen acceso al edificio, por ejemplo, unas escaleras externas, pasarelas, puentes, etcétera. Sirven para transportar material y para el tráfico de trabajadores.
  • Andamio de uso público. Puede ser una pasarela, un puente o escaleras, se utilizan para obras de reparación o reformas en los edificios cuando se requiere que las personas accedan a algún área de la edificación.

Consejos para su instalación 

La instalación de un andamio en fachada base requiere seguir ciertos pasos para que se cumplan los objetivos con seguridad y eficiencia, veamos algunos consejos:

  • La instalación debe hacerse por parte de personal cualificado, con conocimientos especializados en andamiaje.
  • Elegir el tipo de andamio teniendo en cuenta la secuencia de tareas que implica la obra.
  • Es muy importante elegir una superficie firme, que soporte el peso total involucrado, para la instalación del andamio.
  • La secuencia de montaje es determinante, se deben planificar muy bien todos los pasos a seguir, para evitar errores.
  • Una vez armada la estructura, se debe señalizar el perímetro de acuerdo a las normas de seguridad que apliquen.
  • Se debe establecer un protocolo de revisión periódica para asegurar que el andamio permanezca en perfectas condiciones durante todo el tiempo de uso.

Un andamio en fachada base, utilizado correctamente, es un factor fundamental para cualquier obra y para la seguridad de los trabajadores.