Andamios para jardinería, una solución cómoda y segura

Los andamios de jardinería han dejado de ser una herramienta exclusivamente profesional, para llegar a nuestras casas.

Los trabajos de jardinería a escasa altura son muy comunes, muchos de nosotros pasamos mucho tiempo cuidando y manteniendo el aspecto de nuestro jardín, aunque en ocasiones la altura de la vegetación y otros inconvenientes hace que el trabajo resulte complejo.

Los andamios de uso particular y andamios para jardinería son la mejor solución, especialmente si podemos contar con estructuras ligeras, fáciles de montar y seguras.

Andamios para jardinería en casas particulares

La gran mayoría de andamios se fabrica para uso profesional, ya sea en obras, reformas o cualquier otra tarea que requiera una estructura de cierta altura, sin embargo, muchas estructuras se destinan a uso particular, especialmente en trabajos de jardinería.

Los andamios para jardinería suelen ser estructuras ligeras, formadas por módulos de altura media. Estos andamios se montan muy rápido y se pueden transportar, ya que incorporan ruedas en la parte inferior de la estructura.

Habitualmente se fabrican con materiales ligeros, por ejemplo los andamios de aluminio o de fibra de vidrio, esto facilita su transporte y ensamblaje.

Montaje de andamios ligeros particulares

El montaje de un andamio profesional requiere de un equipo de expertos, capaces de asegurar cada módulo para mayor seguridad sin embargo, en pequeñas estructuras para trabajos puntuales es posible trabajar con andamios de fácil montaje, que no requieran de la supervisión de un experto.

El montaje es muy sencillo, de hecho, en pocos minutos la estructura está preparada para soportar grandes pesos.

Seguridad y recomendaciones de uso

Podría pensarse que los dispositivos de seguridad a bajas alturas son menores que en entornos profesionales, pero no es cierto.

Para el uso de un andamio es fundamental estar preparado, una caída de dos metros es potencialmente tan peligrosa como una caída a gran altura, por eso, incluso en un entorno de bajo riesgo, se recomienda seguir los siguientes consejos de seguridad.

  • Revisar por completo el andamio al acabar de montarlo y cada vez que se mueva.
  • Utilizar casco siempre que se trabaje en altura.
  • Utilizar plataformas anchas y con suelo de seguridad anti-resbalante.
  • Disponer de vallas de seguridad que eviten precipitaciones.
  • Asegurarnos de que la superficie sobre la que se asienta el andamio es lo suficientemente sólida.
  • No trabajar nunca con condiciones meteorológicas adversas.

Tenemos que procurar que el entorno sea seguro, solo así podremos desarrollar nuestras tareas de jardinería en casa con total seguridad.