La legislación referente a las escaleras de mano homologadas para andamios

Las escaleras de mano homologadas pueden ser una parte fundamental de un andamio, de hecho, nos permite movernos en vertical, pudiendo acceder a los diferentes niveles que ofrece la estructura, sin embargo, deben tener una serie de condiciones imprescindibles.

La legislación vigente referente a los trabajos en altura establece una serie de condiciones básicas, que hacen referencia a las escaleras de mano homologadas, se trata de cinco normas que analizamos a continuación y que es imprescindible seguir.

Las cinco normas básicas del uso de escaleras de mano en andamios

  1. Las escaleras de mano deben ubicarse de forma que su estabilidad esté garantizada. A lo primero que hace referencia la legislación vigente es a la instalación de la escalera, en este sentido, dice la Ley que la escalera de mano debe permanecer estable y correctamente fijada. La norma insiste en que los puntos de apoyo deben ser sólidos y seguros.
  2. La escalera debe estar fijada, bien en su parte superior, bien en su parte inferior o en ambas, para evitar que se deslice. El deslizamiento del pie de la escalera puede provocar daños irreparables, debido al riesgo que supone, por eso se prevén anclajes que impidan que la escalera se mueva.
  3. El trabajador debe utilizar la escalera de forma que siempre tenga un punto de apoyo seguro. Además, todos los trabajos a más de 3,5 metros de altura que pongan en peligro la estabilidad del trabajador deberán realizarse con el conveniente equipo de protección individual anticaídas. En este caso, lo que regula la Ley es el uso por parte del trabajador de la escalera de mano.
  4. Nunca se emplearán escaleras de mano que no tengas las garantías de estabilidad suficientes, incluso, aunque hayan sido homologadas. Es preciso revisar el estado de una escalera antes de su instalación, si no asegura la mayor estabilidad, no podrá utilizarse, especialmente en trabajos de más de 5 metros.
  5. Se prohíbe la utilización de escaleras pintadas, debido a que este hace difícil detectar posibles golpes y daños en su estructura, por lo tanto, la escalera deberá mantenerse en su color original.

Estos son los cinco puntos clave para el uso de escaleras de mano homologadas. Estas normas no son consejos, se trata de la legislación vigente, y por lo tanto es obligatorio observarla en todo momento, siguiendo las indicaciones anteriormente descritas para evitar accidentes y caídas en altura.