Cómo afecta la corrosión a los distintos materiales para andamios

El mantenimiento de andamios requiere de una completa evaluación pieza por pieza. Hay muchos factores que influyen en la solidez de estas estructuras, conocer cómo afecta la corrosión a los diferentes materiales con los que construimos un andamio es importante para mantener en buen estado la estructura.

Qué es la corrosión

Existen varios tipos de corrosión, la que suele afectar al metal se produce por un ataque electroquímico que genera un deterioro del metal. Esta reacción electroquímica es más conocida como oxidación, un proceso que provoca que el elemento ceda electrones, adquiriendo átomos de oxígeno.    

En materiales como el hierro, el óxido se percibe a simple vista, debido a que se crea una capa superficial de herrumbre de color marrón. El principal problema es que la herrumbre corroe pocoa poco la superficie, llegando a perforar el metal, en andamios, este efecto puede ser muy peligroso, ya que compromete su estabilidad.

Cómo afecta la corrosión

Como decíamos, cualquier parte oxidada en un andamio puede deteriorar el metal, haciendo que la pieza se debilite. Si no mantenemos correctamente todos los módulos que forman un andamio, por ejemplo, aplicando sustancias antióxido, o sustituyendo piezas ya afectadas, podemos estar trabajando con piezas que no garantizan la estabilidad de la estructura. 

Los efectos de la corrosión química

Además del efecto del óxido, existe otro tipo de corrosión relacionado con el uso de productos químicos corrosivos.Existen productos químicos cuya composición es extremadamente agresiva con el material metálico, lo que sucede es que al contacto con acero o aluminio, estos materiales químicos destruyen su superficie, dañando gravemente la pieza. 

Cuando trabajamos en espacios en los que estén presentes materiales químicos de riesgo, debemos tener mucho cuidado en el proceso de manipulación, para evitar que entren en contacto con la estructura. 

La fibra de vidrio como solución

La fibra de vidrio es un material que se compone a partir de numerosos filamentos poliméricos, en su mayoría compuestos por dióxido de silicio.

Este material es muy resistente a la corrosión, debido al refuerzo plástico que tienen sus capas exteriores. Algunos de los materiales que corroen el metal y que no tienen ningún efecto sobre la fibra de vidrio son la gasolina, aceites, el agua salada, las lacas y los disolventes. A diferencia de los andamios de metal, la fibra de vidrio resiste el contacto con estos materiales, sin que su superficie quede dañada. 

Andamios de fibra de vidrio en Termiser

En nuestro catálogo encontrarás andamios de fibra de vidrio, resistentes a la corrosión y adecuados para trabajar en atmósferas explosivas.