Cómo se construye un iglú paso a paso

Los iglús son una de las construcciones más curiosas e inteligentes que ha alumbrado el hombre. ¿Alguna vez te has preguntado cómo se construye un iglú? Si has respondido que sí, sigue leyendo, porque te lo contamos a continuación:

¿Cómo se construye un iglú?

En las zonas con condiciones climáticas extremas, los materiales de construcción pueden ser escasa o inexistente. En Alaska y las gélidas áreas de la tundra canadiense, los inuit o esquimales tuvieron que usar algo muy abundante en su área: la nieve.

El término iglú significa, de hecho, casa de nieve. Muchos iglús son estructuras en forma de cúpula simples hechos enteramente de bloques de nieve y hielo, por tanto, la nieve tiene que ser compacta.

La primera tarea de la construcción de un iglú es encontrar nieve adecuado. Una vez encontrado, trace un círculo en la nieve con el tamaño del iglú deseado. Este círculo sirve como guía en la colocación de la primera fila de bloques de nieve.

Los bloques deben ser de al menos 6 a 8 pulgadas de espesor, cortado en longitudes que sean manejables.  Una vez que se tienen los bloques de nieve compacta se apila la primera fila el círculo previamente señalado, con los bloques inclinados ligeramente hacia dentro. Se cincelan las losas de un extremo de la primera fila para formar una ligera pendiente. Las placas de hielo en las siguientes vueltas deben estar también inclinadas ligeramente hacia el interior de manera que se acabe formando una cúpula.

Los Iglús no están hechas de filas y filas de bloques de nieve sino que están construidos de una sola espiral.  A medida que su forma de trabajo, utilizar bloques ligeramente más pequeñas con la base más ancha que la parte superior de modo que forman una espiral. La colocación del último ladrillo puede ser bastante complicado. Contar con una persona que supervise la construcción desde el exterior ayudará a asegurar que los bloques de hielo se apilan en los ángulos correctos.

Después de establecer la estructura básica, hay que  empacar todos los pequeños espacios entre las losas con nieve suelta para evitar que la entrada del aire frio. Una vez que se ha construido el iglú se corta a través de la nieve en un extremo inferior para hacer la entrada.

Un experimentado constructor de iglús puede tener uno listo en aproximadamente una hora. Si nunca has construido uno el proceso puede ser de tres a seis horas  o incluso más. Todo lo que necesita, sin embargo, es un montón de nieve compacta, algunas herramientas y paciencia.

Ahora que ya sabes cómo se construye un iglú, ¿te animarías a construir el tuyo propio? Esperamos tus comentarios.

Deja un comentario