Consejos para la utilización del arnés de seguridad industrial

El arnés de seguridad industrial es una herramienta de trabajo imprescindible en muchos casos. Este tipo de sujeción evita caídas desde alturas que podrían suponer graves daños físicos para cualquier persona, por eso en Termiser recomendamos su utilización tanto en plataformas como en andamios. En este post vamos a repasar tanto tipos como consejos de mantenimiento del arnés de seguridad industrial.

Tipos de arnés de seguridad industrial

A partir de 1,80 m. de altura el uso del arnés es obligatorio. Existen varios tipos de arnés de seguridad industrial, los más comunes son los siguientes:

  • Arnés para la detención de caída: Este tipo de arnés no solo debe detener una caída eventual, sino que además es preciso que sostenga al trabajador durante varios segundos, en ocasiones incluso durante varios minutos, por lo que es preciso que sea seguro y se mantenga en las mejores condiciones. Cuentan con un cierre frontal en el pecho y el enganche principal se ubica en la zona de la espalda.
  • Arnés para el descenso o ascenso controlado: Este tipo de arnés se utiliza para trabajos en vertical, normalmente en posición sentada. Este arnés cuenta con un enganche dorsal y otro a la altura del ombligo, aunque la clave está en las sujeciones en caderas e ingle.
  • Arnés para accesos a lugares estrechos: Existen trabajos que se realizan en lugares de difícil acceso. Este tipo de arnés viene dispuesto para soportar a una persona en una posición casi vertical, para lograrlo cuentan con enganches tanto en hombros como en caderas.
  • Arnés de posicionamiento de trabajo: Son arneses con un elemento de fijación en la cintura. Estos dispositivos cuentan con zonas para agarre de cables, cuerdas y otros auxiliares.

Mantenimiento de los arneses de seguridad industrial

Para asegurar un correcto funcionamiento de los arneses durante el trabajo, debemos realizar un trabajo de mantenimiento adecuado que cumpla los siguientes requisitos:

  • Almacenamiento: Debemos evitar que el arnés esté cercano a una fuente de calor, siendo preferibles las zonas frescas y secas.
  • Protección: Tanto de luz solar como de productos que pudieran modificarlo o dañarlo.
  • Transporte: Normalmente los arneses vienen acompañados por una caja que los protege durante los desplazamientos desde el almacén hasta la zona de trabajo.
  • Lavado: Los fabricados en textil pueden lavarse en lavadora, pero nunca a más de 30º.

Estos son algunos consejos acerca del mantenimiento de arneses. En Termiser estamos muy concienciados con la seguridad laboral, si quieres saber más visita nuestra página www.termiserprotecciones.com.

 

Deja un comentario