Qué es un encofrado en construcción

Los encofrados o formaleteados son uno de los elementos auxiliares más utilizados en construcción. En este post te contamos con detalle en qué consiste un encofrado y por qué es tan importante.

Encofrado: ¿Qué es?

Encofrado es el molde en el que se vierte el hormigón húmedo para darle forma. El término encofrado incluye el contacto material real con el hormigón y toda la estructura de soporte asociada necesaria. Hay diferentes tipos de encofrados disponibles para diferentes propósitos.

Por lo general un encofrado está hecho de madera o acero (pueden usarse otros materiales para aplicaciones especializadas), y la superficie en contacto con el hormigón se selecciona para dar el acabado requerido. La resistencia del encofrado y la cimbra asociada deben ser suficientes para soportar el peso del hormigón húmedo sin sufrir una distorsión significativa.

El encofrado se ha estado usando desde el comienzo de la construcción de hormigón. Generalmente se elimina una vez que el hormigón ha conseguido suficiente resistencia (encofrado temporal), aunque en algunas circunstancias puede dejarse en su lugar (encofrado permanente).

Importancia del encofrado en construcción

Hay muchas razones por las que el encontrado es tan importante en construcción. Estas son las principales:

  • Ahorro de tiempo: los sistemas de encofrado minimizan el tiempo de ciclo de construcción de piso a piso, consiguiendo un ahorro sustancial de costes indirectos en el proyecto.
  • Seguridad: los sistemas de encofrado modernos proporcionan soluciones diseñadas contra todas las cargas superpuestas, garantizando así la seguridad estructural del proyecto, además de ofrecer accesos seguros a los trabajadores de la obra.
  • Calidad: el acabado de la superficie de cualquier hormigón depende casi en exclusiva de la calidad y tipo de encofrado que se utilice.
  • Planificación del proyecto: el conocimiento adecuado del manejo del encofrado facilita la movilización y desmovilización a tiempo de los recursos del encofrado, movimientos efectivos del conjunto, minimizar el tiempo de ralentí, maximizar las repeticiones y minimizar el costo.

Un buen encofrado debe reunir las siguientes características:

  • Contención
  •  Fuerza
  •  Resistencia a la fuga
  •  Exactitud
  •  Facilidad de manejo

Con los años, los moldes de encofrado han evolucionado desde los encofrados tradicionales de madera hasta sistemas prediseñados compuestos por una combinación de acero, aluminio, madera fabricada, madera contrachapada y plásticos. Estos avances en los moldes de encofrado han llevado a un aumento de producción y seguridad en el lugar de trabajo, reduciendo la carga de trabajo al tiempo que se produce un mejor producto terminado.