Cómo evitar el robo de material de construcción en una obra

La falta de seguridad en algunas obras a pie de calle es una invitación para los amigos de lo ajeno. Estos robos suponen un importante contratiempo para la obra, sobre todo teniendo en cuenta que solo un pequeño porcentaje, alrededor del 21% al 23% de este material robado se recupera.

Por eso en nuestro post de hoy queremos compartir algunos consejos para reducir el riesgo de robo de material de construcción en una obra. Toma buena nota de ellos.

5 Tips para evitar el robo de material de construcción en la obra

Asegurar la zona

En primer lugar, debes mantener un sitio de trabajo seguro, tanto durante como después de las horas de trabajo. Asegúrate de que el perímetro de la obra está delimitado por vallas u otros elementos que impidan el paso y de que los accesos cuentan con las cerraduras de seguridad adecuadas. Cada día es conveniente hacer una ronda para comprobar que la valla permanece intacta y nadie ha intentado violentarla.

Invertir en medidas de seguridad adicionales

Configurar un sistema de alarma y / o videovigilancia para monitorear el sitio también puede ayudar a reducir los robos. Estos medios son más efectivos si se refuerzan con una señalización bien colocada, que indique claramente las precauciones de seguridad.

También se puede controlar el acceso con un número limitado de claves a las entradas. Por ejemplo, permitir que solo los supervisores tengan claves ayudará a realizar un seguimiento de quién tiene y quién no tiene acceso directo.

Mantener el sitio bien iluminado

Ninguna de cerradura, alarma o valla será muy efectiva sin respaldarlas con la iluminación de seguridad adecuada. La iluminación es una inversión bajo costo, y es muy probable que sea la mejor disuasión para el robo. Asegúrate de revisar las luces regularmente a través de inspecciones puntuales y controles perimetrales de rutina.

Hacer un inventario

Algunos robos pueden pasar desapercibidos durante algún tiempo, el suficiente para que sea más difícil dar con la pieza robada. Por eso se recomienda llevar un inventario de todo el material que hay en la obra y revisarlo a diario para comprobar que no falta nada. Por supuesto es fundamental tenerlo todo bien organizado para que la comprobación se lo más rápida posible.

Ser discreto

La mayoría de los robos se realizan de noche, por lo que es buena idea recogerlo todo al final de la jornada para que no quede ningún material de valor a la vista.

Aunque el riesgo cero no existe, estos consejos ayudarán a convertir cualquier obra en un lugar más seguro.