Las funciones y características de los andamios de uso público

La mayoría de los andamios tienen un uso particular, y están restringidos a personas que se encuentran trabajando en un espacio específico, y que además, cuentan con los EPIs necesarios para trabajar en altura de forma segura, sin embargo, los andamios de uso público tienen una función diferente a la habitual, se trata de andamios de paso, para personas ajenas al lugar de trabajo.

Qué son los andamios de uso público

Los andamios de uso público son estructuras que generan espacios de paso seguros, para personas ajenas a la obra. En este caso no se trata de crear una estructura en altura, capaz de permitirnos trabajar a varios metros sobre el suelo, lo que buscamos es crear un paso, habitualmente al nivel del suelo, que quede aislado de las zonas anexas. 

Por tanto, a diferencia de los andamios de carga y servicio, los andamios de uso público están orientados a personas ajenas a la obra.

Qué protecciones son necesarias para este tipo de andamios

Siempre que hacemos uso de andamios en altura es obligatorio hacer uso de EPIs, es decir, equipos de protección individual. Este equipamiento incluye diferentes elementos, entre los que encontramos el casco, las líneas de vida, guantes, etc. 

Todos estos elementos forman lo que conocemos como equipamiento de protección individual y son obligatorios siempre que nos encontremos trabajando en altura, utilizando un andamio como base. Sin embargo, las personas que utilizan un andamio de uso público, no tienen por qué hacer uso de EPIs, debido a que en la mayoría de los casos, estos andamios se encuentran a la altura del suelo.

Precaución y medidas de seguridad en andamios de uso público

Los andamios de uso público se suelen utilizar en zonas de paso como aceras o tramos de calle en los que se está llevando a cabo un trabajo de obra nueva o reforma, por eso es necesario observar una serie de recomendaciones de seguridad.

Una de las principales recomendaciones se basa en la instalación de redes de seguridad, de esta forma, en caso de precipitación de materiales y herramientas, las personas que se encuentren en la zona de paso no se verán afectadas. También es recomendable la instalación de vallas en zonas cercanas a carreteras y paso de vehículos. 

Por último, es importante que el paso de personas permanezca correctamente sellado, para evitar que incluso partículas puedan llegar a personas ajenas a la obra.