El montaje de andamios singulares y las medidas de seguridad

Los andamios singulares pueden ser de muchos tipos. En estos casos, el andamio no se basa en una estructura vertical prefabricada, sino que debe adaptarse a un área especial. Esta semana analizamos los andamios singulares, su forma y sus características técnicas. 

Qué son los andamios singulares

Los andamios singulares son estructuras que se adaptan a diferentes espacios, y que deben tomar una forma determinada. 

Al contrario de lo que sucede con los andamios tubulares tradicionales, en estos casos no se puede instalar un andamio tradicional en vertical, sino que el andamio toma una forma determinada, para conseguir que todas las zonas de trabajo queden accesibles.

Son muchas las situaciones en las que podemos encontrarnos con andamios singulares, repasamos las más habituales a continuación.

Andamios colgantes

Los andamios colgantes se ubican en puentes y estructuras similares. Los andamios tradicionales se anclan sobre la base inferior, en este caso, estos andamios singulares se anclan en la parte superior, para que la zona baja del puente quede accesible. 

A la hora de instalar un andamio colgante es fundamental asegurar cada pieza y por supuesto, todos los puntos de anclaje que tendrán que utilizar los operarios que trabajen en el andamio. 

Andamios de cubierta

Otro tipo de andamio singular es la estructura de cubierta. En este caso el andamio no parte del suelo, sino que se ancla a la parte alta de un edificio, habitualmente la cubierta, para trabajar en esta zona. 

Es importante medir el peso que puede soportar la cubierta y realizar un montaje adaptado, con el que podamos acceder con seguridad y de una forma cómoda al área completa de la cubierta. 

Andamio como soporte

En otras ocasiones el andamio tiene un fin estructural, como soporte. Para cartelería de gran tamaño, en ocasiones se utiliza un andamiaje ligero, que soporta la lona publicitaria. En estos casos no se encuentra nadie trabajando de forma continua en el andamio, pero la seguridad a la hora de su montaje debe ser la misma que cuando montamos un andamio de trabajo.

En este caso, el andamio debe ajustarse perfectamente a las dimensiones del cartel y del edificio, consiguiendo que la estructura apenas se vea, para dejar todo el protagonismo a la lona. 

Estos son algunos casos de andamios singulares, aunque existen otros muchos. Si necesitas estructuras especiales y un equipo de montaje profesional, experto en este tipo de trabajos contacta con Termiser, ponemos a tu disposición todo lo que necesitas para que dispongas del tipo de estructuras que necesitas.