Resumen de la normativa de andamios homologados

A la hora de realizar trabajos de altura es indispensable que los andamios empleados cumplan con todas las normativas de seguridad. En este post vamos a intentar resumir las claves de la normativa de andamios homologados; en otras palabras, los requisitos que debe cumplir un andamio para que las autoridades lo consideren seguro.

Andamios homologados: Normativas

La seguridad de los andamios está regulada por la Ley de Prevención de Riesgos laborales, concretamente por el Decreto 1215 / 1997 llamado Disposiciones mínimas de seguridad y salud para la  utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. Dicho decreto sufrió varias modificaciones en el 2004 con la aparición del Real Decreto 2177 / 2004: Disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, en materia de trabajos temporales en altura.

Estos reales decretos establecen que las escaleras de mano, los andamios y los sistemas utilizados en las técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas deberán tener la resistencia y los elementos necesarios de apoyo o sujeción, o ambos, para que su utilización en las condiciones para las que han sido diseñados no suponga un riesgo de caída por rotura o desplazamiento.

Las normas que más importantes dedicadas a los andamios dicen lo siguiente:

  • Los andamios deberán proyectarse, montarse y mantenerse convenientemente de manera que se evite que se desplomen o se desplacen accidentalmente. Las plataformas de trabajo, las pasarelas y las escaleras de los andamios deberán construirse, dimensionarse, protegerse y utilizarse de forma que se evite que las personas caigan o estén expuestas a caídas de objetos. Por tanto sus medidas se ajustarán al número de trabajadores que lo utilizarán de forma simultánea.
  • En función de la complejidad del andamio elegido, deberá elaborarse un plan de montaje, de utilización y de desmontaje. Este plan deberá ser realizado por una persona con una formación universitaria que lo habilite.
  • Los elementos de apoyo de un andamio deberán estar protegidos contra el riesgo de deslizamiento, ya sea mediante sujeción en la superficie de apoyo, ya sea mediante un dispositivo antideslizante, o bien mediante cualquier otra solución de eficacia equivalente, y la superficie portante deberá tener una capacidad suficiente. Se deberá garantizar la estabilidad del andamio.
  • Las dimensiones, la forma y la disposición de las plataformas de un andamio deberán ser apropiadas para el tipo de trabajo que se va a realizar, ser adecuadas a las cargas que vaya a soportar y permitir que se trabaje y circule en ellas con seguridad. Las plataformas de los andamios se montarán de tal forma que sus componentes no se desplacen. No deberá existir ningún vacío peligroso entre los componentes de las plataformas y los dispositivos verticales de protección colectiva contra caídas.
  • Cuando algunas partes de un andamio no estén listas para su utilización, en particular durante el montaje, el desmontaje o las transformaciones, deberán contar con señales de advertencia de peligro general y estar delimitadas mediante elementos físicos que impidan el acceso a la zona de peligro.
  • Los andamios sólo podrán ser montados, desmontados o modificados bajo la dirección de una persona con una formación que lo habilite para ello.
  • Los andamios deberán ser inspeccionados por una persona habilitada en tres ocasiones:
    • Antes de su puesta en servicio.
    • A continuación, periódicamente.
    • Tras cualquier modificación, período de no utilización, exposición a la intemperie, sacudidas sísmicas, o cualquier otra circunstancia que hubiera podido afectar a su resistencia o a su estabilidad.

Todos los andamios para venta o alquiler disponibles en Termiser cumplen con la normativa europea de homologación.  Si necesitas andamios para cualquier trabajo de altura, contacta con nosotros.