Por qué es importante estabilizar un andamio con soportes específicos

Estabilizar un andamio es una de los objetivos principales en el proceso de montaje de un andamio. Es importante que cualquier tipo de plataforma con la que trabajemos en altura esté perfectamente estable, evitando vibraciones y movimientos en cualquiera de sus partes. Esta semana en Termiser analizamos todo lo que debes saber para estabilizar un andamio certificado.

A qué hace referencia la estabilidad de un andamio

Los andamios son estructuras principalmente verticales, esto quiere decir que se articulan en altura, desde el suelo hasta las zonas más elevadas, excepto en los andamios colgantes.En cualquier caso, las estructuras elevadas pueden sufrir distintos movimientos, desde pequeñas vibraciones en las partes más altas hasta movimientos bruscos que desemboquen en el colapso de la estructura. La estabilidad hace referencia a la fijación del andamio, eliminando cualquier movimiento por pequeño que sea, en cualquier situación, incluso con condiciones climatológicas desfavorables.

Trabaja con material certificado

Los andamios certificados inciden directamente en la seguridad del andamio. Si la estructura ha sido revisada y fabricada en base a los requisitos comunitarios, el andamios será estable en la mayoría de circunstancias, al contrario, si trabajas con estructuras sin ningún tipo de certificado, la estructura podrá producir vibraciones, incluso colapsar.

Cuidado en los niveles más altos

La zona más peligrosa cuando hablamos de estabilidad es la parte más elevada. Esta zona es la más alejada del suelo, y por lo tanto la más difícil de estabilizar, por supuesto, la parte alta del andamio es la más peligrosa en caso de caída.

Cuando finalizamos el proceso de montaje de un andamio, debemos realizar pruebas para confirmar que la parte más alta no genera ningún tipo de movimiento que pueda suponer un peligro. 

Utiliza estabilizadores adaptados

Existe una pieza específica con la que conseguimos que el andamio evite casi cualquier tipo de vibración, se trata de los estabilizadores.

Los estabilizadores son barras diagonales que se instalan desde la parte baja del andamio hasta el suelo, donde se anclan. Los estabilizadores no siempre se instalan, y sin embargo son piezas básicas para la seguridad de un andamio.

Trabaja con andamios adaptados

Otra de las claves para estabilizar un andamio es que se adapte perfectamente al espacio en el que estás trabajando. En Termiser disponemos de andamios con diferentes medidas, fabricados con acero, aluminio o fibra de vidrio, te aseguramos estructuras que se adaptan a la perfección al espacio en altura en la que vas a trabajar, para que la estructura permanezca perfectamente estable.